Infección por VIH

VIH aspectos generales.

Infección por VIH

El VIH determina una infección que en la actualidad es considerada una infección crónica, que no debe ser un problema para la vida si se establece un tratamiento y seguimiento oportunos. Este seguimiento es un pilar fundamental para el desarrollo de una vida sana, sin enfermedad, sin restricciones de ningún tipo y con la perspectiva y expectativa de vida similar a la población general.

Esta infección presenta desde el diagnostico, el tratamiento y algunas potenciales co infecciones una complejidad que en algunas ocasiones requiere un abordaje especializado y personalizado, teniendo en cuenta los aspectos sociales, emocionales, laborales, de pareja entre otros.

La elección del tratamiento antirretroviral dado que es un aspecto fundamental debe ser meditada en conjunto con el médico y con la mayor cantidad de información posible.

Las estrategias de prevención de la infección por VIH son diversas, las más conocidas son los métodos de barrera de látex, condón masculino, femenino y campo de látex. Destacamos que existen otras basadas en medicamentos con alta eficacia para la prevención útiles en parejas serodiscordantes y en situaciones especiales como la planificación de un embarazo.



¿Que es el VIH?

La sigla VIH significa virus de la inmunodeficiencia humana. Es el virus que puede causar el síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA, si no se trata. A diferencia de otros virus, el cuerpo humano no puede eliminarlo completamente, ni siquiera con tratamiento. Por lo tanto, si contrae el VIH, lo tendrá de por vida.

El VIH ataca el sistema inmunitario del cuerpo, específicamente las células CD4 (células T), que lo ayudan a luchar contra las infecciones. Si no se trata, el VIH reduce la cantidad de células CD4 (células T) del cuerpo, lo cual hace que la persona tenga más probabilidades de contraer otras infecciones o de tener cánceres relacionados con infecciones. Con el tiempo, el VIH puede destruir tantas de estas células que el cuerpo pierde su capacidad de luchar contra las infecciones y las enfermedades. Las infecciones oportunistas o cánceres se aprovechan del sistema inmunitario muy débil y son señal de que la persona tiene SIDA, que es la última etapa de la infección por el VIH.

No existe una cura eficaz, pero con la atención médica adecuada, el VIH se puede controlar. Los medicamentos que se usan para tratar el VIH se llaman terapia antirretroviral, o TARV. Si se toman de la manera correcta, todos los días, estos medicamentos pueden prolongar drásticamente la vida de muchas personas infectadas por el VIH, mantenerlas saludables y reducir significativamente sus probabilidades de infectar a otras personas. Antes de que se comenzara a usar la terapia antirretroviral a mediados de la década de los años 90, la infección por el VIH podía evolucionar a SIDA en tan solo unos años. En la actualidad, las personas con un diagnóstico de VIH que reciben tratamiento antes de que la enfermedad avance mucho pueden vivir casi tanto como las que no tienen el virus.



¿Cuáles son las etapas del VIH?

Cuando las personas se infectan por el VIH no reciben tratamiento, típicamente pasarán por tres etapas de enfermedad. Los medicamentos para tratar el VIH, conocidos como terapia antirretroviral (TARV), ayudan a las personas en todas las etapas de la enfermedad, si se toman de la manera correcta, todos los días. El tratamiento puede prevenir o hacer más lenta la evolución de una etapa a la otra. También puede reducir drásticamente las probabilidades de transmitir el VIH a otra persona.


Etapa 1: Infección aguda por el VIH:

Dentro de las 2 a 4 semanas después de la infección por el VIH, las personas pueden sentirse enfermas como si tuvieran un cuadro gripal, mononucleosis u otros síntomas inespecíficos y esto puede durar algunas semanas. Esta es la respuesta natural del cuerpo a la infección. También puede pasar esta etapa sin ningún síntoma. Durante la  infección aguda por el VIH, hay una gran cantidad de virus en la sangre y la transmisión a otras personas puede ser muy alta.


Etapa 2: Latencia clínica (inactividad o estado latente del VIH):

A esta fase a veces se la llama de infección asintomática por el VIH o de infección crónica por el VIH. Durante esta fase, el VIH sigue activo, pero se reproduce a niveles muy bajos, y las personas podrían no tener ningún síntoma ni sentirse enfermas. En las personas que no están tomando ningún medicamento para tratar el VIH, esta fase podría durar una década o más; sin embargo, otras personas pueden pasar más rápido por esta etapa. Las personas que toman medicamentos para tratar el VIH (TARV) de la manera correcta, todos los días, pueden estar en esta etapa por varias décadas o durante toda la vida. Es importante recordar que todavía se puede transmitir el VIH durante esta fase si se está sin tratamiento. Quienes se encuentran en tratamiento (TARV) y mantienen una carga viral inhibida (o sea, que tienen un nivel de virus muy bajo o indetectable  en la sangre) la posibilidad de transmitir la enfermedad es prácticamente nula.

Sin tratamiento, al final de esta etapa, la carga viral comienza a aumentar y el recuento de células CD4 comienza a bajar. Cuando esto sucede, la persona podría comenzar a tener síntomas a medida que vayan aumentando los niveles de virus en su cuerpo, y pasar a la etapa 3.


Etapa 3: Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA):

El SIDA es la etapa más grave de la infección por el VIH. Las personas con SIDA tienen el sistema inmunitario tan dañado que comienzan a tener cada vez más enfermedades graves, las cuales se llaman enfermedades oportunistas.

Sin tratamiento, las personas con SIDA típicamente sobreviven alrededor de 3 años. Con el tratamiento adecuado y oportuno nunca se llegrá desde la etapa 2 al SIDA.

En las personas que comienzan el tratamiento durante esta etapa lentamente irán recuperando su inmunidad y pasarán a la etapa 2 pero este período puede ser largo y no está exento de complicaciones.

Diagnóstico del VIH

¿Cómo sé si tengo el VIH? ¿Cómo se realiza el diagnóstico?

La única forma de saber con seguridad si tiene el VIH es hacerse la prueba.

Es importante que sepa si tiene la infección por  VIH porque eso le servirá para tomar decisiones saludables para prevenir contraerlo o transmitirlo.

Se recomienda que todas las personas sexualmente activas se realicen la prueba de detección de VIH.

Algunas personas deberían realizarse las pruebas más frecuentemente (al menos una vez al año) como hombres que tienen sexo con hombres, si se mantienen relaciones sexuales con una persona VIH positiva, si se tienen múltiples parejas sexuales, si se utilizan drogas ya sea intravenosas o inhaladas, si de diagnostica otra infección de transmisión sexual, si se diagnostica tuberculosis o hepatitis.



¿En que me puede ayudar realizarme la prueba?

Hacerse la prueba puede brindar información importante  y así contribuir a que usted y los demás se mantengan seguros. Por ejemplo,
• Saber si tiene o no el VIH puede brindarle tranquilidad, y hacerse la prueba es la única forma de saberlo con seguridad.
• Si usted y su pareja saben que tienen o no el VIH, pueden tomar decisiones informadas sobre sus conductas sexuales y la forma de mantenerse protegidos.
• Si usted está embarazada o planea quedar embarazada, saber si tiene o no el VIH puede ayudarla a proteger a su bebé para que no contraiga la infección.
• Si se entera de que tiene el VIH, usted puede comenzar a tomar medicamentos para el virus. Hacerse tratar el VIH mejora su salud, prolonga su vida y reduce significativamente su probabilidad de propagar el VIH a otras personas.
• Si usted sabe que tiene el VIH, puede tomar medidas para evitar que sus parejas sexuales se infecten.



Estoy embarazada, ¿por que debo realizarme la prueba de VIH?

Se les debe hacer la prueba de detección del VIH a todas las mujeres embarazadas para que puedan comenzar el tratamiento si fueran VIH positivas. Si una mujer recibe tratamiento contra el VIH desde principios del embarazo, el riesgo de que le transmita el VIH al bebé puede ser muy bajo. Las pruebas del VIH en las mujeres embarazadas y el tratamiento de aquellas que están infectadas han llevado a una gran reducción en la cantidad de niños que contraen la infección por el VIH de sus madres.

El tratamiento es más eficaz para prevenir la transmisión del VIH al bebé si se inicia lo antes posible durante el embarazo. Sin embargo, comenzar el tratamiento preventivo, aunque sea durante el trabajo de parto o poco después del nacimiento del bebé, proporciona importantes beneficios de salud.



¿En que momento debo realizarme la prueba? ¿Qué es el período ventana?

Desde el momento de la infección el sistema inmunitario por lo general tarda entre 3 y 8 semanas para producir anticuerpos contra el VIH, sin embargo las pruebas difieren en qué tan pronto pueden detectar los anticuerpos. Si bien la mayoría de las pruebas del VIH buscan detectar estos anticuerpos, algunas buscan el virus mismo (que es detestable desde poco después de contraer la infección).

El periodo desde el comienza de la infección hasta el momento que la prueba pueda dar resultados positivos se conoce como periodo de ventana.

Por tanto, si pasaron 3 a 4 semanas de la relación sexual y la prueba es negativa, puede ser necesario repetirla en algunas semanas.



¿Qué tipos de pruebas o test de VIH están disponibles en nuestro país?

Hay tres tipos generales de pruebas disponibles: las pruebas de anticuerpos, las pruebas combinadas o de cuarta generación y las pruebas de ácido nucleico.

Tanto las pruebas que detectan anticuerpos como las combinadas que detectan anticuerpos y el propio virus son las que más se utilizan en la práctica médica.


Pruebas de detección de anticuerpos:

Estas son las pruebas llamadas de 3era generación y a este grupo pertenecen la mayoría de los test rápidos. Detectan anticuerpos contra el VIH que produce el sistema inmunitario cuando entra en contacto con el virus.

Si usa alguna de las pruebas de anticuerpos y el resultado le da positivo, deberá hacerse una prueba de seguimiento para confirmarlo.

El período ventana en estas pruebas de alrededor de 4 semanas.


Las pruebas combinadas, o de cuarta generación:

Estas pruebas buscan tanto anticuerpos contra el VIH como antígenos. Los antígenos son una parte del virus mismo y están presentes en la etapa de infección aguda por el VIH (la fase inmediatamente posterior a la infección, en la que todavía no se han producido anticuerpos al VIH).

El período ventana es  2 a 3 semanas aproximadamente. Estas pruebas están disponibles en la mayoría de los laboratorios.

Transmisión del VIH

¿Como se transmite el VIH?

Solamente se puede contraer o transmitir el VIH a través de determinadas actividades. Lo más común es que las personas lo contraigan o transmitan a través de relaciones sexuales o menos frecuentemente en nuestro país con el uso de jeringas o agujas.

Solamente ciertos líquidos corporales —la sangre, el semen, el líquido preseminal, las secreciones rectales, las secreciones vaginales y la leche materna— de una persona que tiene el VIH pueden transmitir el virus. Estos líquidos deben entrar en contacto con las membranas mucosas o con tejidos lesionados de la otra persona, o ser inyectados directamente al torrente sanguíneo (con una aguja o jeringa) para que ocurra la transmisión. Las membranas mucosas se encuentran dentro del recto, la vagina, el pene y la boca.

Por tanto el  VIH se transmite principalmente mediante las siguientes prácticas:

• Tener relaciones sexuales anales o vaginales con una persona que tiene el VIH sin usar condones y no tomar medicamentos para prevenir o tratar el VIH.
• El sexo anal es el comportamiento sexual de más alto riesgo. Para el integrante de la pareja VIH negativo, el sexo anal receptivo (pasivo) es más riesgoso que el sexo anal insertivo (activo).
• Las relaciones sexuales vaginales son la segunda práctica sexual de mayor riesgo.

Menos frecuentemente la transmisión se produce:

• De madre a hijo durante el embarazo, en el parto o a través de la lactancia materna. El riesgo puede ser elevado si la madre tiene el VIH y no está tomando medicamentos; sin embargo, las recomendaciones de hacerles la prueba a todas las mujeres embarazadas y de iniciar el tratamiento contra el VIH inmediatamente han reducido la cantidad de bebés que nacen con esta infección.
• Compartir con una persona VIH positiva las agujas o jeringas o los otros implementos que se usan para preparar las drogas inyectables.
• Pincharse con una aguja o con otro objeto cortopunzante contaminado con el VIH. Este es un riesgo principalmente para los trabajadores de la salud.
• Recibir transfusiones de sangre, productos de sangre o trasplantes de tejidos u órganos que estén contaminados con el VIH. Esto era más común cuando primero apareció el VIH, pero ahora el riesgo es extremadamente pequeño debido al riguroso análisis que se le hace en estos casos.

El VIH no se transmite por tomar mate, abrazar, besar, ni por picaduras de mosquitos.

Prevención del VIH

¿Como se previene la transmisión sexual del VIH?

Usando condones de manera correcta cada vez que  se tenga relaciones sexuales.

En los últimos años se ha agregado al tratamiento como medida de prevención, ya sea  profilaxis pre exposición (PrEP), profilaxis post exposición (PEP)  en las personas VIH negativos y el tratamiento inmediato de las personas VIH positivas.



¿Como se previene la transmisión del VIH de madre a hijo?

Implementando todas las medidas disponibles de prevención, la transmisión es muy baja, menor al 2% de los casos.

Las medidas son: tratamiento antirretroviral a la madre (TARV), cesárea programada, medicación durante el parto y al recién nacido y supresión de la lactancia.

Tratamiento del VIH

Tratamiento de la infección por VIH
¿Por qué tomar medicamentos?

El tratamiento es una de las medidas de cuidado más importantes en las personas que viven con VIH. El tratamiento bien conducido hace que la persona tenga una calidad de vida y una expectativa de vida (años que se vivirán) similar a la personas sin la infección.

Actualmente contamos con tratamiento antirretroviral (TARV) altamente efectivos, simples, muy bien tolerados, con mínimos efectos secundarios, fáciles de tomar (hasta un comprimido al día).

Algunos de los motivos para tomar el tratamiento son:

• Mejora la calidad de vida: dado que un tratamiento bien conducido  mantiene a la persona con el sistema inmunitario normal y la carga del virus muy baja  la persona no tendrá ningún síntoma, pudiendo llevar una vida completamente saludable.
• Restaurar y preservar el sistema inmunitario:
• El tratamiento del ViH normalmente produce recuentos de Cd4 (células de las defensas) más altos. Cuanto antes se inicie luego de la infección logrará preservar el sistema inmunitario. Si se empieza tardíamente el aumento de los CD4 será más lento.
• Reducir la carga viral: el tratamiento le ayuda al sistema inmunitario a controlar al ViH. El objetivo es mantener al ViH en los niveles más bajos posibles  (lo que se llama indetectable).
• Ayuda a prevenir la transmisión del VIH:

Las personas que toman medicamentos para el ViH y mantienen cargas virales indetectables tienen menos probabilidades de transmitir el virus.



¿Hay que empezar a tomarlos medicamentos de inmediato?

Las pautas y guías internacionales y nacionales establecen que el tratamiento del ViH está recomendado tan pronto como sea posible para cualquier persona  que haya sido diagnosticada con la infección del ViH, a fin de prevenir las enfermedades que se relacionan con esta infección y preservar tanto el sistema inmunitario como su salud general. Además el tratamiento también reduce el riesgo de transmitir el ViH a los compañeros sexuales ViH negativos cuando los niveles del virus son indetectables.



¿Como se controla que el tratamiento esté siendo efectivo?

El control se realizará en los controles clínicos y fundamentalmente a través de dos tipos de exámenes o análisis de sangre.

Recuento de células Cd4: los cd4 pueden considerarse como los “directores” del sistema inmunitario, es decir, los que le indican a las otras células lo que deben hacer. El objetivo es mantener el número de Cd4 lo más alto posible, durante el mayor tiempo posible.

Carga viral: muestra la cantidad de ViH también en una muestra de sangre, el tratamiento del ViH ayuda a mantener la carga viral lo más baja posible, idealmente por debajo de 50 copias o lo que se llama “indetectable”.

Profilaxis pre exposición (PrEP)

¿Qué es la PrEP?

PrEP significa Profilaxis de Pre-Exposición al VIH.

Es una estrategia para evitar la transmisión de  VIH utilizada por personas que tienen una probabilidad alta de contraerlo. Se basa en tomar antirretrovirales a diario con el fin de prevenir que se establezca la infección.

Los fármacos son específicos contra el VIH y no protegen contra otras infecciones de transmisión sexual (si bien se ha demostrado protección contra hepatitis B concomitante).

Existen estudios que han demostrado que la PrEP utilizada correctamente es capaz de prevenir la infección por VIH adquirida a través de relaciones sexuales hasta en un 90%.



¿A quién le pude ayudar?

A personas que no tienen VIH pero que se encuentran en un alto riesgo de contraerlo, a través de relaciones sexuales sin protección o de consumo de drogas inyectables.

Puede utilizarse en las siguientes situaciones:

• Parejas serodiscordantes
• Múltiples parejas sexuales de las cuales se desconoce el estado serológico
• Baja utilización de los métodos de barrera de látex

Es imprescindible adecuado control y seguimiento con infectólogo para la indicación, evaluación de la respuesta a los medicamentos, efectos secundarios y realizar análisis de laboratorio.

La PrEP no reemplaza el uso de preservativos y barrera de látex como principal método de prevención de la infección por VIH,  no previene la transmisión de otras enfermedades de transmisión sexual como sífilis y gonorrea.

El uso del preservativo, junto con una PrEP realizada correctamente como una estrategia adicional, reducen significativamente el riesgo de contraer el VIH.

Debemos diferenciar la PrEP de la PEP, es decir, la profilaxis post-exposición al VIH. En esta se busca prevenir la infección en personas que se han expuesto recientemente al virus ya sea a  través de las relaciones sexuales o compartiendo drogas intravenosas. Requiere la toma de medicamentos específicos contra el VIH y  tiene que comenzarse antes de las 72 hs de la exposición.

Profilaxis post exposición (PEP).

¿Que es la profilaxis post exposición (PEP)?

PEP son las siglas en inglés de profilaxis post exposición. Significa tomar medicamentos antirretrovirales (TARV) después de una potencial exposición al VIH, con el  fin de prevenir infectarse.

La PEP se debe comenzar dentro de las 72 horas siguientes a la posible exposición al VIH, pero mientras antes la comience, mejor. Cada hora cuenta.

Dependiendo del medicamento indicado deberá tomarlos una o dos veces al día por 28 días.

La PEP es eficaz en prevenir el VIH cuando se administra de la manera correcta, pero no es 100 % eficaz.



¿Cuando esta indicada la profilaxis post exposición (PEP)?

Si usted es VIH negativo y en las últimas 72 horas:

• estuvo posiblemente expuesto al VIH a través de una relación sexual (por ejemplo, si se rompió el condón),
• compartió agujas o implementos para preparar drogas (por ejemplo, algodón, recipientes, agua), o
• ha sido víctima de una agresión sexual.

La PEP se debe usar solamente en situaciones de emergencia y se debe comenzar dentro de las 72 horas después de la posible exposición al VIH. No sustituye el uso regular de otros métodos comprobados de prevención del VIH, como la profilaxis pre exposición (PrEP) —lo cual significa tomar medicamentos para el VIH a diario a fin de reducir sus probabilidades de infectarse—, usar condones de la manera correcta cada vez que tiene relaciones sexuales, y usar solamente sus propias agujas nuevas y estériles y sus implementos cada vez que se inyecta.



¿Cuando debo tomar la profilaxis post exposición (PEP)?

La PEP se debe comenzar dentro de las 72 horas siguientes a la posible exposición. Cuanto antes comience la PEP, mejor. Cada hora cuenta.

Es importante comenzar la PEP lo antes posible después de una potencial exposición al VIH. Las investigaciones han mostrado que la PEP tiene poco o nada de efecto para prevenir la infección por el VIH si se comienza más de 72 horas después de la exposición.

La duración del tratamiento es por 28 días.



¿Puedo tomar una tanda de medicamentos de profilaxis post exposición cada vez que tenga relaciones sexuales sin protección?

Los medicamentos de la PEP se deben tomar solamente en situaciones de emergencia.

No es lo adecuado para las personas que pueden estar expuestas al VIH a menudo, por ejemplo, las que frecuentemente tienen relaciones sexuales sin condones con una persona VIH positiva. Para las personas con riesgo de exposición frecuente o permanente la estrategia adecuada es la profilaxis pre exposición (PrEP).

Viviendo con VIH

Recomendamos las siguientes lecturas con información importante sobre tratamiento y seguimiento para las personas que viven con VIH.

Luego de dar positivo

Consideraciones sobre el tratamiento y tu salud

Ahora que ya has iniciado el tratamiento


Subir